Días atrás, China consiguió uno de los hitos más importantes de su historia: la inauguración de su colosal Aeropuerto Internacional Beijing Daxing.

 

En la actualidad, es considerada como la obra más importante del mundo, ya que vincula el transporte, los negocios y el turismo. Además, apunta a ser el aeropuerto más grande del mundo en cuanto a tráfico de pasajeros. Es así que, poco después de su inauguración ya es considerado el que tiene la terminal más grande del mundo dentro de un solo edificio.

 

El presidente de la República Popular China, Xi Jinping, fue el responsable de inaugurar el aeropuerto. Durante la ceremonia, el mandatario mencionó que esta obra era la “encarnación del sueño chino”, además de asegurar que se trata de una clara muestra de la eficiencia y crecimiento de China.

 

El proyecto fue diseñado y llevado a cabo por la importante arquitecta anglo-iraquí Zaha Hadid, quien falleció en 2016, se necesitaron cuatro años de construcción.

 

63.000 millones de dólares fue el valor total de la inversión, incluyendo la infraestructura y los nuevos enlaces ferroviarios. El edificio apodado “Starfish”, tiene una superficie de 700.000 metros cuadrados, convirtiéndola en la terminal más grande del mundo dentro de un solo edificio.

 

 

 

 

El estilo arquitectónico de la obra se hace eco de los principios de la arquitectura tradicional china, la cual organiza los espacios interconectados alrededor de un patio central. Gracias a este diseño, se tienen formas orgánicas y se aprovecha la luz natural.

 

El primer vuelo oficial se realizó el miércoles 25 de septiembre y fue de China Southern Airlines con un Airbus A380 que se dirigía a la ciudad de Guangzho.