El término genérico escala según algunos autores, es la manera como se compara el tamaño de un objeto en relación a los demás. En el ámbito del proyecto arquitectónico, la escala se refiere a la proporcionalidad de los elementos constructivos, que se los desarrolla en varios sistemas, los cuales influyen en la altura, anchura y longitud de los ambientes, dispuestos en el proyecto arquitectónico.

 

A través de la historia de la arquitectura, los sistemas de proporcionalidad describen las relaciones entre las dimensiones de los ambientes arquitectónicos, con las medidas del cuerpo humano. Este tema se ha desarrollado en diferentes culturas, épocas, desde el renacimiento y en la arquitectura moderna, es un referente las obras del Arq. Charles Edouard Jeanneret (Le Corbusier), que las realizó en base a su libro El Modulor.

 

 

 

 

La escala humana como tal, se fundamenta en el análisis del cuerpo humano, con lo cual establece el alcance, extensión y adaptabilidad del sujeto en el espacio arquitectónico, mediante el análisis de las medidas en las diferentes partes del cuerpo humano, en movilidad, en reposo, además se obtiene una aproximación a las superficies en los ambientes. La escala arquitectónica, por lo tanto se establece a partir de la escala humana.

 

 

 

 

Para las dimensiones finales de las superficies en los ambientes, se necesitará el estudio de la temporalidad en el uso del espacio por parte de las personas, el número de mobiliarios y la circulación como el espacio residual entre la superficie de los mobiliarios y el ambiente arquitectónico. Adicional se determina la circulación que liga los distintos ambientes para moverse entre ellos.

 

La industria de la construcción en constante innovación, acoge en base a los diseños arquitectónicos dentro de la escala humana: estándares, normas para la fabricación en serie de elementos constructivos, mobiliario, puertas, ventanas, tabiques y materiales de recubrimiento.