Una instalación hidráulica es aquella formada por la red de agua potable (AAPP) y red contraincendios. Ambas trabajan bajo presión y proveen a una edificación de agua potable para lavabos, inodoros, duchas, cajetines contraincendios y rociadores automáticos.

 

 

 

 

Una instalación sanitaria es aquella formada por las redes de agua lluvia (AALL) y aguas servidas (AASS). Esta red, a diferencia de la anterior funciona solamente por gravedad, por lo tanto es necesario contar con caídas mínimas en cada tramo para evitar el estancamiento de líquidos.

 

La red de AALL tiene por objeto la recolección y evacuación del agua lluvia de una edificación. La red de AASS tiene por objeto la recolección y evacuación de las aguas residuales de una edificación, provenientes de lavabos, inodoros, lavadoras y duchas.

 

Las redes de instalaciones hidráulicas y sanitarias están compuestas por tramos horizontales y verticales. Los tramos verticales de tubería pasan por paredes o columnas falsas, los tramos horizontales pasan por losas o por el cielo raso falso.

 

 

 

A tener en cuenta

 

Para realizar instalaciones sanitarias e hidráulicas se deberá tener en cuenta lo siguiente:

 

En fase de fundición: Antes de una fundición, se debe revisar en el plano sanitario e hidráulico si hay alguna tubería que pasa por el elemento estructural; en caso afirmativo, se debe colocar en el encofrado un pedazo de tubo del diámetro especificado en el plano.

 

 

Foto: Mexichem Ecuador.

 

 

En fase de enlucido: Antes de enlucir una pared, revisar en el plano sanitario e hidráulico la existencia de puntos de agua y tuberías de desagüe en las paredes. Es importante efectuar los picados de mampostería correspondientes antes de iniciar el enlucido, para evitar la aparición de fisuras por juntas frías. Así mismo, antes de enlucir las paredes, se debe someter la red hidráulica a una prueba hidrostática de presión para detectar cualquier fuga de agua a tiempo.

 

 

Foto: Mexichem Ecuador.