Pintar las paredes, sean éstas de cemento o de otro tipo de material, puede transformar el exterior o interior de una vivienda o cualquier edificación en un elemento de diseño atractivo. En el caso del cemento, para obtener buenos resultados es necesario preparar las paredes antes de pintarlas. Realizar un trabajo muy rápido puede causar que la pintura no se adhiera a la pared, lo que conllevaría a realizar el trabajo nuevamente.

 

 

 

 

PREPARACIÓN

 

* Antes de la aplicación de un fondo, hay que limpiar las paredes del polvo o la suciedad que puedan tener. Puedes utilizar un cepillo de cerdas duras para frotar las paredes de cemento o una hidrolavadora para lavar las paredes.

* En caso de tener paredes ya pintadas con anterioridad es necesario raspar la pintura vieja, éste trabajo lo podemos hacer manualmente con espátula y lija, o a su vez mecánicamente con una amoladora con cepillo de acero o con la presión de una hidrolavadora.

 * Se remiendan las áreas sueltas muy grandes o los huecos, resanarlos con algún material formulado para mortero o correctores de mampostería.

 

 

 

 

EL MEJOR FONDO

 

Existen diversos tipos de materiales que podemos utilizar como fondo antes de la aplicación de una pintura, estos dependen del acabado que le vamos a dar a nuestra pared, del tipo de pintura que vamos a utilizar y también del presupuesto que disponemos.

 

 

 

 

FONDOS ACRÍLICOS

 

Los fondos acrílicos de mampostería están diseñados para proteger una superficie de la quemadura de la cal, la decoloración y la eflorescencia, las manchas blancas que aparecen en albañilería como resultado de agua que se mueve a través del hormigón.

 

Se recomiendan los fondos acrílicos para uso interior o exterior de las paredes de hormigón o acabados con estuco. Si las paredes están fuertemente manchadas de sustancias, tales como: moho, nicotina o lápices de colores, un fondo acrílico sirve de bloqueo de las manchas.

 

Para aplicar el fondo acrílico en la pared podemos hacer uso de una brocha o un rodillo. Asegúrese de cubrir todas las juntas así como toda la superficie de la pared. Se necesitan aplicar dos capas de fondo para conseguir la mejor adherencia y durabilidad. La primera capa debe diluirse normalmente en una proporción de 1 a 1 con agua potable y limpia. Ésta servirá como imprimante para llenar todos los poros del hormigón. En la segunda capa aplicaremos el material sin disolución tal como viene en el envase.

 

* Nota: Antes de la aplicación de cualquier pintura deja que el concreto se cure al menos 28 días y, además, no olvides en cubrir el piso, muebles y plantas del jardín para que no sean afectados.

 

 

FONDOS CEMENTICIOS

 

Es un material que podemos fabricar nosotros mismos en un recipiente que esté limpio. Se lo prepara de la siguiente manera:

 

a) 8 litros de agua potable y limpia.

b) 5 a 6 kg de cemento blanco.

c) 2 litros de cola blanca.

 

Debemos considerar que si posteriormente aplicaremos una pintura con color, ser· necesario esperar de 15 a 21 días, esto para evitar los problemas de alcalinidad que tiene el cemento, lo que hace que sus sales solubles ataquen los pigmentos de la pintura.

 

Debes tener en cuenta que este tipo de material es de menor costo, pero también de baja calidad, ya que no tiene propiedades de impermeabilidad como las tiene el fondo acrílico. Para su aplicación, utilizamos brochas o rodillos, asegurando de cubrir toda la superficie de la pared como las uniones con el piso, tumbado o elementos estructurales. 

 

 

 

 

EMPASTES

 

Uno de los materiales de mejor acabado es el empaste, con el uso de lijas su terminado nos da una textura muy lisa lo cual nos ayuda con el rendimiento y cubrimiento de la pintura a aplicar.

 

Aunque existen en el mercado diversos tipos de empaste, tanto para interiores como para exteriores, su uso en exterior no es muy bien recomendado, debiéndose seguir una serie de procedimientos que encarecen aún más su aplicación. Es necesario leer muy bien las instrucciones del fabricante en cuanto a la manera de preparar la pasta y la cantidad de agua recomendada para su preparación.

 

APLICACIÓN DEL EMPASTE

 

Una vez preparado el material, se debe aplicar con una llana metálica, esto se hace con un mínimo de 3 a 4 manos o hasta lograr un acabado liso libre de rayones y huecos. Para aplicar el empaste primero debe hacérselo en forma vertical de abajo hacia arriba, luego con mayor cantidad, póngalo de derecha a izquierda o viceversa, en sentido horizontal. Entre cada mano se debe esperar aproximadamente 30 minutos para que seque bien, aunque esto dependerá de la temperatura donde se esté trabajando.