Muchos proyectos de obra civil requieren de movimientos de tierras y, para esta tarea es fundamental la buena operación de la maquinaria pesada necesaria.

 

 

El sector de la construcción abarca diferentes procesos constructivos, siendo uno muy importante el movimiento de tierras. Para poder realizar este trabajo se necesita la operación de maquinaria pesada idónea, equipos que se caracterizan por ser autopropulsados y que en su mayoría se emplean en la construcción de: caminos, carreteras, ferrocarriles, túneles, aeropuertos, obras hidráulicas y edificaciones.

 

 

 

 

Entre las maquinarias pesadas ideales para trabajos de movimiento de tierra destacan: Bulldozer, motoniveladora, retroexcavadora, pala excavadora y aplanadora.

 

Bulldozer

 

Su función es remover material a poca profundidad y arrastrar hacia otro lado a distancias cortas. Se usa además para empujar o halar unidades de carga o de compactación. Se le adaptan diferentes elementos  como un gancho trasero “Ripper” que sirve para labrar el terreno.

 

 

 

 

Motoniveladora

 

Se utiliza para mezclar los terrenos cuando provienen de canteras diferentes, darles una granulometría uniforme, disponer los estratos en un espesor conveniente para ser compactadas, además de perfilar los taludes tanto de rellenos como de cortes.

 

 

 

 

Retroexcavadora

 

Se utiliza para excavar zanjas, remover tierra suelta y cargarla en vehículos de transporte, como camiones. Son generalmente articuladas para generar maniobras en un espacio reducido. Tienen la ventaja de poder excavar por debajo de la cota del piso.

 

 

 

 

Pala excavadora

 

Existen varios tipos: por su forma de locomoción pueden clasificarse en excavadoras sobre orugas, o sobre neumáticos o llantas. Las excavadoras más potentes son como las giratorias sobre ruedas.

 

 

 

 

Aplanadora o rodillo

 

Utilizada para compactar material granular luego que la motoniveladora la ha extendido, el tambor vibra para el proceso de compactación.