Las obras de construcción son fundamentales para el desarrollo de los países, pero estas no estás exentas de riesgos que conlleven a posibles accidentes, los cuales ponen en riesgo la vida de los obreros y de todo personal que esté laborando en la misma.

En ocasiones se producen accidentes que dejan inconsciente al o los accidentados, incluso estos quedan sin respiración, y es aquí cuando aplicar una adecuada reanimación cardiopulmonar (RCP) puede salvar vidas.

 

 

La resucitación cardiopulmonar, conocida en inglés como RCP, consta de: una combinación de compresiones en el pecho y respiración boca a boca. Sin embargo, si usted no tiene el entrenamiento para llevar a cabo una RCP, realícela utilizando solo sus manos y siga los siguientes pasos:

1) Coloque la palma de su mano en el centro del pecho de la víctima, entre ambos pezones.

2) Coloque la otra mano encima de la primera. Mantenga sus codos rectos.

3) Utilice el peso de la parte superior de su cuerpo para empujar el pecho de la víctima aproximadamente 2 pulgadas hacia abajo. Empuje con fuerza y rapidez, realizando alrededor de dos compresiones por segundo.