Este 2018 que acaba de terminar nos ha dejado muchas cosas positivas en cuanto a seguridad ocupacional. Hemos visto muchas empresas formalizando y regularizando sus temas de seguridad y acogiéndose a las disposiciones técnicas legales. Las autoridades también han puesto de su parte, hay una plataforma del Ministerio de Trabajo donde se está agrupando toda la información referente a seguridad ocupacional de todas las empresas, esto ayuda a que las constructoras e inmobiliarias cumplan y, aunque sea por la vía de la exigencia por miedo a la multa, se está creando una mayor conciencia de que se debe cumplir con los temas de seguridad ocupacional por el bien de los trabajadores.

 

 

 

 

Esto nos lleva a lo más importante, los trabajadores, pieza fundamental en la seguridad ocupacional de toda empresa. Se nota que, a todo nivel, los trabajadores van tomando más conciencia, no solo de que deben cumplir con las normas de seguridad porque si no lo hacen pueden haber sanciones, sino porque van comprendiendo que al no cumplir con las disposiciones de seguridad ocupacional están poniendo en riesgo su integridad física y la de sus compañeros de trabajo, quizás incluso sus vidas.

 

Debemos continuar formando una cultura de seguridad en las empresas, donde los trabajadores son la pieza fundamental para que esta cultura se vaya consolidando. Hay que aplicar medidas de mejora continua, aprendiendo de incidentes y siendo muy proactivos. No debemos esperar a que ocurra un accidente para tomar correctivos y mejorar, a nadie le gusta accidentarse o lesionarse. Fomentemos la prevención, es mejor prevenir antes que lamentar.

 

 

 

 

Hagamos de este 2019 el año de la prevención, enfoquémonos en prevenir, tomar acciones concretas para evitar que ocurra cualquier accidente, involucrando a toda la organización, a todos los colaboradores, a todo el personal en la obra.