Un adecuado manejo las ayudará a crecer y mantenerse fuertes en el mercado.

 

Según el primer informe sobre el estudio de la Empresa Familiar en Ecuador, presentado por la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES), el 90,5% del tejido empresarial es de tipo familiar. La investigación se realizó teniendo una base de 50.000 empresas (entre grandes, medianas, pequeñas y microempresas) constituidas en la Superintendencia de Compañías.

 

Las cifras revelan que en la Costa, el 90,7% son empresas familiares; mientras que en la Sierra ese porcentaje equivale al 89,8%; en la Amazonía, el 97%; y en Galápagos, el 95,7%.

 

 

 

 

 

Administración eficaz

Es fundamental tener presente que el crear una empresa familiar y mantenerla a flote puede ser todo un reto. Si bien el conocimiento transmitido por generaciones puede ser la fortaleza del negocio, éste también puede presentar retos únicos. Por ello compartimos contigo varias recomendaciones para lograr una exitosa administración de una pymes de índole familiar:

 

Mantén los asuntos personales fuera del negocio

Por lo general, los miembros de una familia se conocen entre sí con profundidad mayor que cualquier otra clase de socios. Por lo tanto, es mucho más fácil cruzar la línea del profesionalismo.

 

Es más fácil perder los estribos con alguien con quien tienes una relación personal y mayor confianza. Por eso, debes dejar fuera las emociones y recordar que tus familiares son tus colegas cuando estás en la oficina.

 

Comprende la brecha generacional

La brecha generacional puede crear algunas tensiones. Por ejemplo, un joven probablemente estará mucho más familiarizado con las tendencias digitales que su padre o su abuelo, pero estos últimos podrían aportar gran sabiduría en torno al trato hacia los clientes o la contabilidad. Aprecia la sabiduría que cada miembro puede aportar al negocio y encuentra un balance entre las formas nuevas y las antiguas de hacer las cosas.

 

Separa el tiempo personal del profesional

El negocio debe dirigirse de forma distinta a una familia, por lo que muchos expertos recomiendan establecer límites de tiempo en las discusiones de negocio en la casa, para permitir que todos los involucrados tengan un descanso del trabajo.