Lo más nuevo en pinturas, texturas y recomendaciones para pintado de paredes.

 

Pintar paredes exteriores o interiores no es cuestión solo de comprar la pintura y usar una brocha, rodillo o equipo airless y listo, es un trabajo que requiere conocimientos, buen uso de las herramientas para pintado, escoger la pintura o combinaciones ideales e incluso estar enterado de las nuevas tendencias 2018.

Teniendo en cuenta esto empecemos conociendo las tendencias 2018 en pinturas para interiores, entre las que destacan las tonalidades:

 

Azul océano

Es un color cercano al azul marino que además incluye matices verdosos. Con su uso las estancias de la vivienda transmitirán calma, sosiego y elegancia.

Apropiado para salas amplias en las que se vayan a realizar actividades creativas o que requieran de cierta concentración. Combinado con maderas y blancos puede generar espacios muy agradables con ciertas reminiscencias a lo marino o acuático.

Es un tono que se adapta bien a cualquier tipo de estilo. Recomendamos para salas pequeñas no aplicar la pintura en todas las paredes. Se puede combinar una pared de Oceanside y el resto blancas, de este modo no perderemos luminosidad en la habitación.

 

 

 

 

Grises y arenas

Si lo que estamos buscando es calidez y cercanía, con estos colores obtendremos lugares cercanos que invitan al recogimiento. Combinando diferentes ocres, grises y arenas haremos de nuestras salas, espacios acogedores y agradables.

 

 

 

 

Pantone Ultra Violet

Es el ideal para los más atrevidos. El pantone Ultra Violet es un color muy utilizado este año para la decoración de nuestras viviendas. Se trata de un color atrevido y potente que cargará de energía principalmente las salas.

Se puede combinar con blancos, ocres e incluso dorados. Es un color que nos lleva a la reflexión espiritual, a una mayor cercanía artística y a un recuerdo del cosmos, entre otras cosas.

 

 

 

 

Verdes esperanza

Tonalidades verdosas más oscuras en conjunto con blancos. Tonos que recuerdan a la naturaleza y que transmiten sensación de paz y descanso.

 

 

 

 

Blanco total

Suelos y paredes blancas que transmiten luminosidad y pureza. Si disponemos de habitaciones pequeñas, está será la solución para ganar en sensación de espacialidad.

El blanco combinado con muebles de madera natural clara y toques de verde en plantas, harán que nuestras salas sean espacios idílicos en los que descansar y estar en armonía.

 

Las alternativas son muy variadas y dependerá entonces del gusto de cada uno y el estilo de cada vivienda.

 

Texturas llamativas

 

Ahora es fundamental que conozcas sobre los relieves y efectos conseguidos con pintura, estos para muchos siguen pareciendo fantásticos, no solo desde el plano estético, sino funcional, dado que ayudan a minimizar los desperfectos y las posibles manchas.

Es por esto que compartimos contigo las pinturas con efectos (texturas) que no pasan de moda y cómo lograrlas:

 

– Esponjado: Esta forma de decorar tus paredes no podría ser más sencilla. Solo necesitas aplicar la pintura con una esponja, preferiblemente vegetal, porque el efecto queda más conseguido. Se recomienda usar una misma gama, pero si quieres conseguir contraste, atrévete a mezclar colores opuestos.

 

 

 

 

– Arenado: Es un efecto que queda muy bien en exteriores. Se trata de una pintura con aspecto arenoso que se aplica directamente tras aplicar una imprimación. Los brochazos deben ser rápidos, en forma de cruz y en diferentes direcciones. Una vez seca la capa que da textura, pinta en otros colores encima para conseguir profundidad.

 

– Metalizado: Las pinturas metalizadas han facilitado mucho la labor de darle a nuestras paredes un acabado brillante y lujoso. Con dos capas aplicadas con rodillo, es posible cubrir los muros de los interiores con un tono dorado, plateado o cobrizo. Lo ideal es aplicarlo solo en una pequeña parte, no en toda la habitación.

 

– Óxido: En los hogares de corte industrial, este acabado queda fantástico. Primero tendrás que pintar la pared en algún color, preferiblemente oscuro, con el fin de que el efecto adquiera más dramatismo. Después, hay que aplicar la pintura mate con efecto óxido con una manopla, y dar varias pasadas.

 

– Mármol: El estuco es una pasta especial de cal y polvo de mármol que después se pule y resplandece. Su técnica es complicada. Para el falso estuco, sobre la base blanca, aplica con esponja un color que te guste mezclado con blanco al 50%. Haz lo mismo con el blanco, pero crea ondas con el dedo. Después, con un pincel, pinta líneas con el color original y difumínalas soplando con una pajita. También puedes meter líneas negras.

 

– Papel rasgado: Es una técnica que dará a tus paredes un acabado muy artístico. Consigue papel tipo bond o manila y córtalo en tiras de un metro o metro y medio. Con un rodillo, pinta parte del papel y después usa otro color y luego el siguiente. Lo ideal es usar tonos de un mismo color, más oscuros y más claros. Acto seguido, rompe el papel y usa pegamento de empapelar. Tras el secado, aplica una capa de sellador transparente.

 

– Enlucido: El yeso es el material estrella de los enlucidos. Estamos acostumbrados a verlo liso y pintado después. Sin embargo, es posible hacer algo completamente diferente si nos decantamos por múltiples capas inacabadas, en vez de conseguir un revestimiento continuo.

 

– Degradado o difuminado: Cuando se hace una transición de color, hablamos de degradado o difuminado. Por norma general, suelen ser horizontales y van pasando de claro al oscuro o al revés. Es posible conseguir un efecto precioso si se trata de imitar un amanecer o un atardecer.

 

 

 

 

– Craquelado: Este efecto es realmente llamativo, porque da la sensación de que la decoración está en mal estado. La elasticidad y el tiempo de secado son las claves para aplicarlo tú mismo. Hay que pintar con látex satinado oscuro y, tras el secado, con un látex mate claro. Luego se usa resincola (adhesivo) y un secador.

 

– Mate y brillo: Para lograr unas paredes con carácter sin complicarse demasiado, los diferentes acabados de las pinturas de interior serán el mejor aliado. Adquiere dos canecas o galones de colores similares, pero uno plástico mate y otro esmalte brillo para hacer franjas verticales alternas. Si el brillo te parece muy reflectante, combina el mate con satinado.

 

Errores comunes al momento de pintar

 

Como indicamos pintar no es sencillo, principiantes e incluso pintores cometen distintos errores en esta tarea, dando por resultado un trabajo y acabado de mala calidad.

Ahora ten presente los errores comunes al momento antes y durante del pintado y cómo evitarlos:

 

No limpiar las paredes

Tus paredes pueden parecer limpias, pero esto se debe a falta de luz o a que tienen un lustre satinado.

Si pintas en paredes sucias, esto no se notara hasta que termines, y puede ser más complicado solucionarlo. Por eso, tomate un tiempo para limpiar las paredes bien, con agua y jabón, antes de comenzar.

 

 

 

 

No usar base

Una base de primer ayuda a que la pintura se adhiera mejor a la superficie, resultando en un mejor cubrimiento de la pintura regular. Para ahorrarte capas y capas de pintura, usa una base primero.

 

Sacar la cinta de pintor cuando la pintura seque

Seguramente ya sabes que tienes que usar cinta de pintor para proteger bordes, enchufes, manijas, etc., ¿pero sabes cuándo quitarla? No esperes hasta que la pintura seque para removerla, porque puede despegar la pintura que acabas de poner. En lugar, quita la cinta apenas termines la última capa.

 

No tener la pintura suficiente

Es cierto que si la pintura se acaba puedes comprar más, pero ¿sabías que aunque compres el mismo tono este se puede ver diferente?

Es muy difícil que dos personas logren exactamente la misma mezcla, porque unas gotas de más pueden hacer una gran diferencia. Compra más pintura de la que necesites, porque te ayudará a la hora de hacer arreglos.

 

Pintar capas sin esperar que seque

La impaciencia puede ser tu peor enemiga a la hora de pintar. Una capa no es suficiente al pintar, por lo que debes esperar que cada una seque antes de pintar otra vez. Deja pasar varias horas entre capa y capa, pero en lo posible espera 24 horas.

 

Pintar en días húmedos

En días húmedos la pintura tarda más en secar, por lo que es recomendable pintar en días secos. En lo posible, pinta también en días frescos, cuando puedes tener todas las ventanas abiertas para adelantar el proceso de secado.

 

Usar rodillos y brochas de mala calidad

Es tentador ir por los rodillos y brochas más baratos, pero puede arruinar tu proyecto. Escoge las herramientas adecuadas según el tipo de pintura que piensas usar e invierte en calidad.

 

No proteger el piso y otros muebles

Siempre protege el piso y otros muebles, aunque solo pienses pintar una sección pequeña. Usa mantas, cinta de pintor o bolsas de basura.

 

Pintar las placas de interruptores

Las placas de interruptores no se deben pintar. Tómate un tiempo para quitarlas antes de comenzar o cubrirlas con cinta de pintor. Si quieres un resultado profesional, debes pensar como profesional.

 

Pintura para cada ambiente

 

En el mercado existen pinturas especialmente formuladas para la aplicación en ambientes especiales, zonas húmedas o exteriores, te ayudamos a escoger la indicada.

No necesariamente debemos utilizar siempre un tipo de pintura para cada espacio del hogar, porque cualquiera para interiores es indicada para todos los ambientes. Pero en ciertas ocasiones las características del lugar y los usos requerirán pinturas con distintas propiedades para prologar la duración y buena apariencia de las paredes. Por ejemplo:

 

Ambientes húmedos: pinturas anti-hongos

La pintura más utilizada en interiores y exteriores para pintar las paredes es el látex o la pintura plástica, pero la humedad requiere que además este material tenga propiedades anti-hongos para evitar la proliferación de los mismos. Este es el caso de baños, lavanderías o ambientes similares.

En climas húmedos debe considerarse pintar toda la casa con pintura de estas características, porque es fácil que las manchas de hongos se propaguen por las paredes a causa de la humedad ambiental y la condensación de la misma.

 

Ambientes delicados: pinturas sin olor e hipoalergénicas

La elección del o las pinturas para habitaciones de niños pequeños y personas con problemas de salud debe ser cuidadosa, porque aún después de seco puede emitir olores que resultarían fuertes para personas sensibles. En este caso puedes utilizar una pintura sin olor o hipoalergénica. En el mercado se pueden encontrar pinturas especiales para cuartos de bebés.

 

Exteriores: pinturas para exteriores y barnices especiales

La pintura para paredes exteriores tiene especial resistencia a los agentes climáticos, además de resistir del sol todos los días, el cual decolora sus pigmentos. No se recomienda su reemplazo por pintura de interiores.

 

Ambientes extremos: pinturas lavables, satinadas y brillantes

Una pintura lavable tiene una buena resistencia a los detergentes y puede ser lavada con un paño para eliminar manchas. Pero sin duda el uso de materiales de acabado satinado o brillante no debe emplearse solo de manera estética, sino que son mucho más sencillos de limpiar. Estas pinturas son especiales para cocinas, cuartos de baño, y todo ambiente donde se produzca gran roce en las paredes.

 

 

 

 

Estas recomendaciones te ayudarán a escoger el tipo de pintura adecuado y mantendrás en buenas condiciones tu espacio durante más tiempo.