Al impermeabilizar antes de que lleguen las lluvias podrás cuidar el techo, paredes y pisos de casas, edificios e incluso fábricas.

 

En Ecuador la época invernal usualmente inicia en el mes de diciembre y se extiende más allá del mes de marzo. Durante este tiempo cuando no se impermeabilizan las casas como otros tipos de edificaciones, estos sufren serias consecuencias, debido principalmente a: filtraciones, goteras y humedad.

 

Por lo indicado la industria de la construcción nacional ve fundamental la aplicación de impermeabilizantes y selladores para el mantenimiento de casas y estructuras. Estos materiales tienen propiedades protectoras contra el paso del agua y la formación de humedad en los techos y paredes. Su función principal es prolongar la vida útil de cualquier construcción.

 

 

 

 

Beneficios de la impermeabilización preventiva

 

Entre los principales beneficios de impermeabilizar de manera preventiva destacan:

 

  • Proteges la inversión de la construcción, porque evitas el pronto deterioro del edificio.
  • Aumenta significativamente el valor de una casa o edificio, porque evita que aparezcan las humedades o se produzca moho.
  • Evitas problemas de salud a las personas que viven o trabajan en la casa o edificio.
  • Al no existir habitaciones con humedades ni goteras en las paredes, se puede aprovechar al máximo el espacio de una casa, pudiendo disfrutar de más metros cuadrados para lo que se desee. Esto convertirá a la vivienda en un lugar mucho más atractivo y cómodo.
  • Al impedir que el agua penetre dentro de un edificio, se estará protegiendo toda su estructura, principalmente los cimientos que podrían llegar a perder su solidez, afectando a la integridad global de todo el inmueble y poniendo en riesgo a las personas que habitan en él.

 

 

Opciones en el mercado nacional

 

En el mercado encontrarás 4 tipos de materiales impermeabilizantes: pétreos, metálicos, sintéticos y naturales.

 

Enfoquémonos en los impermeabilizantes sintéticos (usualmente los más usados). Entre estos podemos encontrar:

 

  • Bandas asfálticas: Son sin duda las reinas de la impermeabilización bituminosa, derivados del petróleo. Su duración garantizada por el fabricante sobrepasa los 10 años de vida.
  • Impermeabilizantes nanotecnológicos: Son productos realizados con una formulación que actúa a escala atómica. Vienen pisando fuerte, y garantizan la estanqueidad de la superficie sobre la que se aplican, manteniendo la transpirabilidad garantizada durante 10 años.
  • Resinas poliméricas: Se aplican en caliente. Tienen una duración de hasta máximo 25 años.
  • Poliuretano de aplicación en frío: Duración superior a 50 años si está protegida de la intemperie.
  • Resinas acrílicas de aplicación en frío: Duración comprobada por el fabricante de 3 a 10 años, depende de la formulación.
  • Resina Epoxi, de aplicación en frío: Duración comprobada por el fabricante de 3 años.
  • Laminas impermeables transpirables: Formadas por un tejido plástico compuesto de fibras. No están diseñadas para estar directamente expuestas a la intemperie, pero funcionan muy bien como complemento bajo una cubierta cerámica.

 

 

Foto: Imptek.

 

 

Tips para trabajos de impermeabilización

 

A continuación, compartimos 7 tips para que el trabajo de impermeabilización no sea un dolor de cabeza para ti:

 

 

Foto: Sika.

 

 

  1. Asesoría: Antes de iniciar la construcción es importante buscar asesoría tanto en materiales y técnicas de construcción de manos de especialistas. Identifique puntos de humedad o de filtraciones para prevenir problemas a futuro.

 

  1. Clima: La época idónea para realizar trabajos de impermeabilización sobre cualquier tipo de superficie es el verano. Este permite un mejor secado de los materiales que se usan para este fin. Debido a que la superficie esta seca y los productos se pueden adherir adecuadamente.

 

  1. Productos: Selecciona el material de acuerdo a la superficie. Actualmente existen una amplia variedad de materiales para elaborar techos y cubiertas (madera, placas metálicas, fibrocemento y hormigón). La utilización de un buen material es vital ya que este debe ser capaz de soportar la intemperie durante un largo periodo de tiempo y evitar cualquier tipo de filtración. Uno de los productos más recomendados para la impermeabilización son las láminas asfálticas, debido a su capacidad de acoplarse a cualquier forma y poder fijarse a todo tipo de superficie.

 

  1. Punto Críticos: Se debe tener cuidado al tratar puntos como desagües, pasos de tuberías, antenas satelitales o cualquier elemento que atraviese la cubierta, ya que por allí es por donde es más factible que el agua ingrese.

 

  1. Superficie: La superficie donde se aplicará el impermeabilizante debe encontrarse limpia, seca, libre de polvo, materiales sueltos y grietas. Donde existan bajantes y otras fuentes de caída de agua, hay que reforzar con una malla para evitar la acumulación de agua.

 

  1. Mantenimiento: Asegurarse que los desagües estén limpios esto reduce la probabilidad de taponamiento a causa de las lluvias. Mantener limpia y despejada la superficie.

 

  1. Inversión: El rubro de tema impermeabilización debe ser incluido y presupuestado en la planificación de la obra. Es indispensable impermeabilizar desde los cimientos y elementos estructurales, como vigas y cadenas, que puedan estar enterradas para darle mayor garantía a la propiedad.

 

 

 

Foto: Sika.

 

 

 

La impermeabilización te permitirá proteger las edificaciones y el dinero invertido en su construcción o compra.