A la albañilería se la conoce como el arte de construir edificios u obras donde se emplean, según sean los casos: bloques, piedra, cal, arena, yeso, cemento u otros materiales semejantes.

Existen tres tipos de albañilerías: simple, armada y reforzada, cuya utilización está determinada por el destino de la edificación y los proyectos de cálculo y arquitectura respectivos.

ALBAÑILERÍA SIMPLE

Usada de manera tradicional y desarrollada mediante experimentación. Es en la cual la albañilería no posee más elementos que el bloque o ladrillo y el mortero o argamasa, siendo éstos los elementos estructurales encargados de resistir todas las potenciales cargas que afecten la construcción.

ALBAÑILERÍA ARMADA

Se utiliza acero como refuerzo en los muros que se construyen. Principalmente estos refuerzos consisten en tensores (como refuerzos verticales) y estribos (como refuerzos horizontales), ayudas que van empotradas en los cimientos o en los pilares de la construcción, respectivamente.

ALBAÑILERÍA REFORZADA

Es la albañilería que está reforzada con elementos de refuerzo horizontales y verticales, cuya función es mejorar la durabilidad y darle mayor resistencia al conjunto.

COMPONENTES DE LA ALBAÑILERÍA

Mortero: Es una mezcla de cemento, arena, agua –existen también morteros industrializados- y aditivos técnicamente formulados, que ayudan durante los procesos constructivos.

Concreto convencional:  Resistencias de especificación no aplicable Kg/cm2. Edades de verificación de resistencia f´c no aplicable días. Tamaño máximo de agregado ¼ pulgadas. Tiempo de manejabilidad 1.5 horas. Consistencia de diseño 6 – 8 pulgadas. Tiempos de fraguado inicial desde la salida de la planta 2.5 horas. Densidad 2,000 Kg/m3. Contenido de aire máximo 10%.

Unidades de albañilería: Después de realizadas las pruebas correspondientes en el laboratorio, todas las unidades de albañilería no deberán de tener ningún defecto, en caso de las de concreto, deberán tener una edad mínima de 28 días antes de ser usadas.

Mano de obra: Los albañiles deberán ser personas que conozcan algo de materiales, procesos constructivos y que estén calificados.

CIMENTACIÓN

La cimentación de una casa, o de cualquier tipo de edificación es una de las partes estructurales más importantes de la misma, tanto así que se recomienda no escatimar en gastos para su correcto diseño y dimensionamiento.

La función estructural de la cimentación de una casa es recibir las cargas o peso de toda la estructura, y transmitirlas al suelo donde se desplantara la edificación, este peso se refiere a las losas, muros, columnas, las personas y los muebles que contendrá la obra una vez terminada, y el peso propio de la cimentación incluido el peso de la tierra que esta sobre la cimentación y bajo la estructura, lo que se conoce como las cargas muertas y vivas. La cimentación deberá ser capaz de transmitir al suelo esta carga o peso, sin que el suelo se deforme o falle, para que la estructura no se hunda en el terreno o se incline llegando a colapsar.

¿CÓMO FUNCIONA LA CIMENTACIÓN?

Una comparación muy sencilla, para entender cómo funciona la cimentación de una casa, imaginemos que colocamos una mesa de cuatro patas en un terreno arenoso y suelto, y le colocamos un cierto peso arriba de la mesa, por ejemplo un saco de cemento, observaremos que las patas de la mesa se hundirán en la arena cuando se coloca la carga, a continuación tomemos la misma mesa pero ahora le colocamos a las patas unas tablas de madera digamos de 50 x 50 cm, por poner alguna medida, observaremos que en esta ocasión al colocar el saco de cemento el hundimiento es prácticamente nulo, esto es porque las tablas están distribuyendo el peso de la carga y la estructura en un área mucho mayor que el área de las patas.

El pequeño experimento que citamos nos ilustra que a mayor área de cimentación, menor será el esfuerzo que recibe el terreno donde se desplanta la edificación. Ahora vamos a pensar en que tan alto deberá de ser la cimentación, en este caso la tabla, supongamos que para la cimentación usamos madera terciada de 3 milímetros también conocida como caobilla, entonces lo más seguro es que las patas atraviesen las tablas, pero si usamos una madera más resistente ya no pasara esto, y si seguimos incrementando el espesor de la misma, el resultado será el mismo.

En ejemplo anterior ilustra de una manera muy simplista el diseño de la cimentación de una casa, pero sirve para darnos cuenta de que el factor primordial del diseño de una cimentación es el área de la misma, porque a mayor área, menor esfuerzo en el terreno, pasando a segundo termino el espesor la altura o profundidad de la misma.

Todos los tipos de cimentaciones existentes funcionarían en la construcción de una casa, pero un ingeniero civil es el que ayudará a escoger la que sea la mejor opción para cada construcción desde el punto de vista económico y técnico, dependiendo de las características de tu obra y de la calidad del suelo de un terreno.