En la construcción es fundamental el uso de los equipos de protección personal (EPP), esto debido a que los riesgos siempre están presentes en cada área de trabajo.

 

Las condiciones generales de una obra civil son riesgosas y según la etapa de desarrollo o avance de la misma estas crecen o disminuyen pero nunca desaparecen, los controles ingenieriles no son tan efectivos, porque en nuestro país la gran mayoría de tareas son subcontratadas. Lo que indica que cada contratista tiene una política de seguridad distinta y por lo general casi nunca lo cumplen.

 

Hay que ser sinceros, otro de los problemas que se nota en las obras en el país es que los obreros no usan los EPP que les entregan los encargados de seguridad, y es aquí donde se hace necesario un mayor grado de supervisión, para asegurar de una u otra manera que los obreros cumplan las normativas y usen su EPP adecuadamente.

 

 

 

 

Componentes del EPP

 

Cabe recordar que a demás de la ropa de trabajo, hay algunos elementos de protección, tales como: casco, guantes, botas, chaleco, gafas, etc.

 

A continuación detallamos los principales tipos de elementos de protección:

 

 

Protección de la cabeza

 

Los cascos de seguridad resguardan la cabeza en una forma efectiva contra riesgos, tales como: golpes contra objetos mal ubicados, puntas sobresalientes, caída de objetos, etc. Es por esto que hay que usar casco constantemente en las obras civiles, y de forma especial en las áreas donde se está realizando trabajo en un nivel superior.

 

Los cascos que se utilicen deben cumplir la normatividad de seguridad aprobada y algunos deben estar provistos de barboquejo, que sirve para sujetar el casco cuando se este trabajando en alturas o simplemente cuando sea necesario.

 

Protección de los pies

 

Las botas de seguridad pueden minimizar o evitar lesiones en los pies del obrero cuando labora en el proyecto de obra civil.

 

La clase de calzado de seguridad que debe usarse dependerá del trabajo (por ejemplo, la presencia de agua subterránea en la obra), pero especialmente tener en cuenta que todo calzado protector debe tener suela impenetrable y capellada con una puntera de acero.

 

Protección de manos y piel

 

Existen trabajos en las obras civiles de construcción, donde las manos están expuestas y son muy propensas a sufrir lesiones o accidentes, en dichas actividades, los brazos, muñecas y las manos sufren más lastimaduras que ninguna otra parte del cuerpo.

 

Es por esto que se recomienda que además del uso de guantes, también se utilicen las cremas protectoras, overoles con camisas y pantalones de manga larga, y calzado de seguridad.

 

Protección para los ojos

 

Con los diferentes frentes de trabajo que se desarrollan al mismo tiempo dentro de una obra y debido al uso continuo de herramientas de mano, neumáticas, de corte, necesarias para perforar, demoler o pulir superficies se producen nubes de los fragmentos volantes, de esquirlas, de polvo o radiaciones que se generan por la soldadura y que son causa de muchas lesiones en los ojos. En ocasiones la manipulación de sustancias que pueden derramarse o salpicar líquidos calientes o corrosivos.

 

Estos riesgos se pueden eliminar o disminuir cuando las máquinas o herramientas se usan con sus respectivos resguardos, con extractores de aire y un mejor diseño de aislamiento en las áreas de trabajo. En casos, donde la tarea a realizar sea el corte con sierra circular o el uso de amoladoras, la protección personal para el trabajador debe ser a través del uso obligatorio de sus EPP (gafas o mascaras de seguridad y/o protector facial).

 

Protección respiratoria

 

En las obras se generan muchos polvos, emanaciones de gases o malos olores, como por ejemplo en el momento de tomar los agregados para hacer las mezclas, en la manipulación o picado de piedra, en el desmantelamiento de edificios que tienen aislamiento con asbesto, en el corte de los materiales o aplicación de soldaduras, en la aplicación de pintura electrostática con pulverizador, o en los trabajos de demolición con cargas explosivas.

 

En estos casos es fundamental que los encargados de la seguridad en la obra capaciten a todo el personal sobre el uso y mantenimiento de los respiradores y filtros, como también seguir las instrucciones y no usar el respirador más allá del tiempo indicado.

 

Protección en alturas

En el momento de llevar a cabo trabajos donde se tengan que utilizar andamios, o plataformas móviles de acceso, es indispensable y obligatorio el uso del arnés de seguridad.

 

Los cuales deben cumplir con los siguientes requisitos. Contar con una línea de vida adecuada, limitar la caída por medio de un dispositivo de inercia, ser resistentes para sostener el peso del obrero que de acuerdo a la norma debe ser de 5000 libras, un soporte que debe estar anclado a una estructura sólida con un punto de anclaje firme ubicado por encima del lugar donde se trabaja.