Conoce lo importante y necesarias que son las cimentaciones en proyectos de obra civil.

 

 

Terreno y suelo son considerados elementos básicos para cualquier construcción civil. El terreno desde la implantación de la edificación y determinando el comportamiento físico y mecánico del suelo ante las cimentaciones superficiales, profundas, con cargas estáticas y dinámicas para conocer su reacción frente a la colocación de un peso de acuerdo al tipo de edificación que se va a colocar.

 

 

 

 

Los cimientos son los que transmiten las cargas de las edificaciones directamente hacia el suelo o terreno, su función es distribuir las cargas de las edificaciones, dispersándola en el suelo adyacente de modo que los materiales que lo sostienen tengan suficientes fuerzas y rigidez para soportarlas sin sufrir deformaciones excesivas y perturbadoras en la edificación.

 

Para lograr una edificación segura y económica, es fundamental disponer de ciertos conocimientos de mecánica de suelos y del diseño de cimentaciones, cuyo diseño estructural de las cimentaciones depende de las propiedades sólidas, viscosas, plásticas o liquidas de un suelo o terreno y también las cargas propias de la edificación y otras cargas, el efecto del viento, movimientos sísmicos y la carga viva, siempre considerando que las cimentaciones son las bases que sirven para resistir el peso de una edificación.

 

La responsabilidad del diseño de una cimentación recae sobre el que estudia el tipo de terreno sobre el cual se va a asentar la edificación. El constructor podrá tener problemas para realizar lo que dictan los planos y especificaciones técnicas pero no será responsable del mal criterio con el cual se haya diseñado la edificación.

 

Cimentaciones poco profundas

 

Son aquellas cimentaciones con profundidad no mayor a 3 metros, es decir la excavación hecha en el suelo para su construcción no rebasa esa profundidad. Entre las cimentaciones poco profundas se encuentran:

 

  • Zapatas: Es una ampliación de la base de una columna o muro, que tiene por objeto transmitir la carga al subsuelo a una presión adecuada a las propiedades del suelo. Las zapatas que soportan una sola columna se llaman zapatas aisladas o individuales. La zapata que se construye debajo de un muro se llama zapata corrida o continua. Si una zapata soporta varias columnas se llama zapata combinada.

 

 

 

 

  • Losas de cimentación: Es una zapata combinada que cubre toda el área que queda debajo de una estructura y que soporta todos los muros y columnas. Cuando las cargas del edificio son tan pesadas o bien la capacidad de carga admisible en el suelo es tan pequeña que las zapatas aisladas van a cubrir más de la mitad del edificio, es probable que una losa de cimentación resulte más económica que las zapatas. Estas losas también se usan para reducir el asentamiento de las estructuras situadas sobre depósitos muy compresibles como las arcillas.

 

 

 

 

  • Plintos aislados: Se los utiliza como soporte de una sola columna o de varias columnas cercanas en cuyo caso sirve de elemento integrador. Pueden utilizar una zapata de hormigón armado, o un macizo de hormigón simple o de hormigón ciclópeo. Las zapatas de hormigón armado deberían tener al menos 40 cm de peralte en edificaciones de varios pisos, para asegurar una mínima rigidez a la flexión. Se pueden admitir espesores inferiores en el caso de estructuras livianas no superiores a dos pisos como viviendas unifamiliares con entramados de luces pequeñas, como pasos cubiertos, etc.

 

 

Cimentaciones profundas

 

Son aquellas cuya profundidad es mayor a 3 metros, entre las que destacan:

 

  • Pilotes y cabezales: Son miembros estructurales con un área de sección transversal, pequeña en comparación con su longitud. Se hincan en el suelo a base de golpes generados por maquinaria especializada, en grupos o en filas, conteniendo cada uno el suficiente número de pilotes ligados por un encepado o cabezal de hormigón armado  para soportar la carga de una sola columna o muro y transferirla a las capas más densas y resistentes de la profundidad, determinadas en los ensayos de suelos y reportadas en el informe geotécnico.

 

Fundamentalmente los pilotes son parte de la infraestructura y pueden utilizarse para transmitir las cargas de la superestructura y las del resto de la infraestructura a través de estratos se suelos flojos e inconsistentes, por efecto del agua o aire hasta estratos cuya capacidad de carga sean capaz de soportar dichas cargas.

 

El planteamiento de una cimentación con pilotes requiere obtener todos los datos que puedan conseguirse de un modo razonable sobre las características del suelo sobre el que se va a cimentar, estudiar y comprobar las posibles soluciones para la cimentación, eliminar hasta donde sea posible, toda incertidumbre que pueda evitarse y respetar el sano criterio profesional de la ingeniería.