El techo verde es un sistema que al ser añadido a la cubierta de un edificio permite que crezca vegetación. Su uso se remonta desde el año 500 a.c, y difiere de las versiones más actuales; este tipo de techo se hizo más popular en los años 60 en Europa y actualmente, su uso se está extendiendo en los Estados Unidos.

 

Los techos verdes tienen la capacidad de reducir el calor que se produce por la radiación solar en el verano y la pérdida de calor, por radiación, de los techos en invierno. Estos techos pueden variar y las plantas pueden ser de tipo modular o tener capas drenantes; sin embargo, las características comunes de estos son, impermeabilizar y ser un repelente de raíces, manteniendo la estructura segura para evitar daños.

 

 

 

 

La tendencia de los techos verdes ha sido aplicada con mayor fuerza en las construcciones sostenibles, y en algunos países como Francia se han aprobado proyectos de Ley que obligan a que las nuevas construcciones sean adaptadas a revestimientos vegetales y solares. Los techos verdes, en comparación con los techos tradicionales, implican una inversión mayor.

 

Otros de los beneficios de este tipo de techos es la producción de aire más limpio, se reduce la contaminación, además el techo puede ser utilizado para crear cultivos aptos para el consumo humano. También podemos mencionar que alarga la vida del tejado, reduce el riesgo de inundaciones, ayuda a filtrar contaminantes del aire y amortiguar los ruidos, permitiendo la aislación acústica de la casa; otra de las ventajas es filtrar el agua lluvia de contaminantes y aumentar la biodiversidad de áreas urbanas.

 

 

 

 

Existe una gama de opciones de techos verdes, entre los más básicos se encuentran los intensivos y extensivos. Los intensivos se caracterizan por tener una capa de tierra de más de 30 centímetros, por ello se necesita una estructura fuerte para soportar el peso sin riesgo. Mientras tanto, los extensivos se diferencian por tener entre 5 y 10 centímetros de media en cuanto a su espesor, esto limita a tener un tipo determinado de plantas o solamente césped.

 

Los techos verdes son una buena iniciativa para cuidar de nuestro entorno, por eso si en tu proyecto de construcción existe la posibilidad de hacerlo ¡adelante! Recuerda que para aprovechar sus beneficios debe ser instalado correctamente, por ello consulta a expertos para que se aseguren de que las estructuras son las adecuadas para esta opción.