Todo constructor debe tener claro qué aspecto deberá tener en cuenta para ganar su ganancia al ejecutar proyectos de obra civil.

 

 

La ganancia del constructor se basa en un porcentaje respecto al costo total de la obra (calculado según el presupuesto). Este porcentaje puede variar sobre un mínimo de 15% hasta un 30% del valor presupuestado. La forma de obtener este porcentaje e da bajo dos modalidades:

 

 

Oferta

 

En eta modalidad, conocida como “llave en mano”, el constructor presenta un presupuesto referencial, obtenido mediante la suma de los costos directos e indirectos generados en la obra. Los costos indirectos incluyen el porcentaje de ganancia y gastos varios del contratista.

 

 

 

 

Costos más porcentaje

 

En esta modalidad, el constructor respalda cada gasto que hace con facturas y al momento de presentarlas al cliente adiciona el porcentaje correspondiente de ganancia.

 

 

 

 

La modalidad de oferta es la más riesgosa debido a que el contratista, por medio de un contrato, se obliga a construir cada rubro a un precio predeterminado, el cual puede resultar muy bajo si no se elabora con cuidado el Análisis de Precio Unitario (APU) de cada ítem, resultando en pérdida para el contratista. Esta modalidad es la que más ganancia puede proporcionar al contratista si contrata con precios favorables que aumenten su ganancia.

 

La modalidad de costo más porcentaje es la más segura porque el constructor obtendrá siempre su porcentaje de ganancia sobre el costo total de la obra. La modalidad de oferta debe estar especificada en el contrato de construcción.