La tecnología modifica la forma de trabajar en los distintos sectores, y en la construcción no es la excepción. Con el pasar de los años, se han ido introduciendo dispositivos, maquinarias o herramientas tecnológicas que ayudan a mejorar los tiempos de ejecución de las obras. La capacitación y adaptación han permitido que la aplicación tecnológica genere resultados positivos. A continuación, citamos algunos ejemplos de las innovaciones implementadas en este dinámico sector:

 

 

 

 

Los dispositivos móviles y sus aplicaciones, han mejorado la comunicación y evolucionado procesos, gracias a que ofrece una fácil interacción e intercambio de información: imágenes, videos e información geo—referenciada; y el costo por utilización es mínimo.

Modelado de Información de Construcción, por sus siglas en inglés: BIM Building Information Modeling; es un sóftware dinámico que permite, durante el proceso de construcción, la visualización en 3D de objetos, estimaciones espaciales e información respecto a la estructura del edificio. El BIM da paso a la realidad virtual y aumentada, facilitando la comunicación entre las partes y permite que estos se anticipen a posibles incidencias durante la construcción. La aplicación avanzada del BIM brinda la oportunidad de proporcionar dimensiones adicionales e integrar información: plazos y planificación; estimaciones de costes o mantenimiento de las edificaciones, luego de su construcción.

 

 

 

 

Herramientas con tecnología bluetooth y capacidad para usar aplicaciones son una realidad, permitiendo a los trabajadores de la construcción localizar con precisión determinado producto entre la gama de herramientas que se acumulan en las obras de construcción.

 

Las baterías de ion de litio han ido evolucionando, al principio se encontraban paquetes de baterías de ion de litio sencillas, que operaban con grupos de celdas en serie para potenciar a la herramienta. Luego, surgieron los paquetes 2P que operaban dos grupos de celdas en paralelo, pero eso ha ido cambiando y se han agregado dos cilindros más, cuatro cilindros en total, que requiere menos energía para impulsar cada cilindro al siguiente ciclo de ignición.

 

Los cascos equipados con realidad aumentada, representan otras de las herramientas tecnológicas disponibles para el sector. Estos cascos superponen imágenes en una pantalla, a través de la cual, se muestra a contratistas y trabajadores del sector, la trayectoria que deben seguir las tuberías o dar especificaciones sobre el armazón de una habitación.

 

Podríamos continuar citando más ejemplos, sin embargo, esto es solo una muestra de que la tecnología, que está presente desde muchos años en el sector construcción, seguirá innovando con fuerza para mejorar los tiempos de ejecución y ser un apoyo para la mano de obra. De cada actor dependerá, darle el mayor provecho posible.